Cómo definir un producto mínimo viable - Ecdisis Estudio

Cómo definir un producto mínimo viable

Un producto mínimo viable (PMV) se relaciona con la metodología Lean Startup que proporciona un enfoque científico para crear y administrar negocios de nueva creación y obtener productos que los clientes desean en sus manos de manera más rápida y eficiente que nunca.

Al exponer la forma más temprana de una idea de producto a los consumidores, puede maximizar sus conocimientos sobre el producto y su potencial sin invertir su máximo tiempo y esfuerzo. 

 

¿Qué significa el producto mínimo viable (PMV) ?

Un producto mínimo viable (PMV) es una técnica de desarrollo en la que se desarrolla un nuevo producto o sitio web con características suficientes para satisfacer a los primeros usuarios. 

El conjunto final y completo de características solo está diseñado y desarrollado después de considerar los comentarios de los usuarios iniciales del producto.

Este concepto ha sido popularizado por Eric Ries, consultor y escritor sobre startups.

Importancia de un Producto Mínimo Viable

 

Como resultado, los productos mínimos viables se consideran una herramienta de reducción de riesgos, que existe para ayudar a las empresas emergentes a probar el agua sin producir algo que no sea económicamente viable.

Si bien un producto mínimo viable está diseñado para tomar poco tiempo y esfuerzo para crearlo, no necesariamente tiene que ser algo fuerte. 

En última instancia, sus características deben reflejar las demandas del producto y el mercado. 

De hecho, un producto mínimo viable probablemente no sea el más adecuado para aquellos que buscan producir algo rápidamente y vender para obtener ganancias. 

Un producto mínimo viable funciona mejor para los empresarios que piensan a largo plazo, contentos de crear una primera iteración de un producto para desarrollar una versión mejor en el futuro, capaz de competir con productos creados por compañías mejor financiadas y ya establecidas en el mercado.

Beneficios esperados

El beneficio principal de un PMV es que puede comprender el interés de sus clientes en su producto sin desarrollarlo por completo. Cuanto antes pueda averiguar si su producto atraerá a los clientes, menos esfuerzo y gasto gastará en un producto que no tendrá éxito en el mercado.

 

Errores comunes

Los equipos usan el término PMV, pero no entienden completamente su uso o significado. 

A menudo, esta falta de comprensión se manifiesta en creer que un PMV es la cantidad más pequeña de funcionalidad que pueden ofrecer, sin los criterios adicionales de ser suficientes para aprender sobre la viabilidad comercial del producto.

Los equipos también pueden confundir a un PMV, que se enfoca en el aprendizaje, para una Característica Comercializable Mínima (CCM) o un Producto Comercializable Mínimo (PCM), que se enfoca en ganar. 

No hay demasiado daño en esto a menos que el equipo se concentre demasiado en entregar algo sin considerar si es el correcto que realmente satisfaga las necesidades del cliente.

Los equipos enfatizan la parte mínima de PMV con exclusión de la parte viable

El producto entregado no es de calidad suficiente para proporcionar una evaluación precisa de si los clientes utilizarán el producto.

Los equipos entregan lo que consideran un PMV, y luego no hacen más cambios a ese producto, independientemente de los comentarios que reciban al respecto.

Costos potenciales

El uso adecuado de un PMV significa que un equipo puede cambiar drásticamente un producto que entregan a sus clientes o abandonar el producto juntos en función de los comentarios que reciben de sus clientes. 

El aspecto mínimo de PMV alienta a los equipos a hacer la menor cantidad de trabajo posible para obtener comentarios útiles (Eric Ries se refiere a esto como aprendizaje validado) que les ayuda a evitar trabajar en un producto que nadie quiere.

 

Señales de uso

Un equipo usa efectivamente PMV como la pieza central de una estrategia de experimentación. 

Ellos plantean la hipótesis de que sus clientes tienen una necesidad y que el producto en el que el equipo está trabajando satisface realmente esa necesidad. 

Luego, el equipo entrega algo a esos clientes para averiguar si de hecho los clientes usarán el producto para satisfacer esas necesidades. 

Ejemplos mínimos de productos viables

Ha decidido que le gustaría diseñar el par de zapatillas deportivos más elegantes y cómodos para el mercado masivo:

Como equipo de producto, es muy difícil diseñar de inmediato un par de zapatillas que salgan volando de los estantes y ofrezcan algo diferente al resto en la tienda. 

Por lo tanto, diseñará una versión mínima viable del producto; diseñado para funcionar, pero no necesariamente tendrá las características de un entrenador líder en el mercado.

La teoría detrás de esto es que puede preguntar a sus clientes qué les gustó más del producto mínimo viable, qué no les gustó y qué les gustaría ver agregado para mejorarlo. 

Las respuestas pueden incluso variar según la ubicación, lo que resulta en el diseño de una gama de entrenadores adecuados para diferentes territorios.

Un ejemplo interesante de la vida real de un producto mínimo viable es la forma en que Dropbox probó la viabilidad de su concepto de intercambio de archivos y sincronización en sus inicios. 

Antes de invertir millones en servidores basados ​​en la nube, el equipo de Dropbox optó por crear una página de aterrizaje de video simple de tres minutos, diseñada para explicar la funcionalidad y características del servicio.

Solo 24 horas después del lanzamiento del video, las suscripciones al servicio de Dropbox aumentaron de 5,000 a 75,000 personas; todo esto sin desarrollar físicamente un producto. 

El video sirvió como justificación suficiente para que el concepto tuviera el potencial de alcanzar un nivel funcional en el mundo real, un fantástico ejemplo de aprendizaje validado.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *